WikiEscuela » Ciudades Y Población



LAS CIUDADES Y LA POBLACIÓN

Volver a: Espacio Geográfico Y La Población Colonial

Attach:planodelaciudad.jpg Δ
En el Trazo urbano de la ciudad de La Paz, los españoles implantaron, como en casi todas las ciudades de las colonias, el plano de "damero" a pesar del lugar esccarpado en que fue fundada. Plano del Siglo XVII

LAS CIUDADES

Las ciudades que fundaron los españoles en América fueron la base desde donde extendieron su dominación económica, social y cultural sobre la población nativa. Los residente europeos y sus descendiente jugaron un papel fundamental en la creación de una nueva sociedad que reunía blancos, indios, mestizos, y algunos negros y que estaba controlada por los españoles.

Para conservar el orden colonial establecieron “pueblos españoles” y los “pueblos indios”. La ciudad estaba siempre organizada a partir de una plaza central donde se situaba la iglesia y la municipalidad, y en torno a la cual vivían los vecinos importantes. Las calles eran rectas, dispuestas a cuadriculada, y su funcionamiento seguía los mismos principios de la ciudad europea. En ella se instalaban los burócratas, curas, mercaderes, terratenientes, artesanos, sirvientes, esclavos y mendigos.

Para comunicar e integrar los amplios territorios de Charcas, la primera ciudad española fundada en la región fue La Plata (1539) para controlar mejor las riquezas minerales en plata. Luego surge Potosí como un gran centro minero que compra su titulo de Villa Imperial (1647); y para mejor conectarla con las otras regiones andinas y Lima funda la ciudad Nuestra Señora de La Paz (1548), muy cerca del lago Titicaca. Al oriente nace Santa Cruz en 1561 porque se intentaba consolidar la ruta desde el Paraguay, pero no fue exitosa. Queriendo sentar presencia en los fértiles valles de Cochabamba fundaron la Villa Imperial de Oropeza (1571) y en la zona de frontera sur instalan Tarija (1574). Oruro (1606) es la ultima fundación de importancia de la época por ser un rico centro minero.

LA POBLACIÓN

Con esto queda consolidada la presencia de los españoles en nuestro territorio. La población blanca llega en escaso número desde España, mas algunos portugueses e italianos, se convirtieron en la clase dirigente y privilegiada. Algunos gozaron del beneficio de consistentes rentas en dinero de las encomiendas que les dio la Corona; otros llegaron a ser pequeños propietarios, algunos vividores y vagabundos, pero también hubo quien padeció hambre y miseria. La gran mayoría eran varones, pues las mujeres tenían poco interés por venir solas l a Nuevo Mundo, además de existir limitaciones legales. Con el tiempo fueron llegando familias enteras y esto equilibro la sociedad.

Los peninsulares se instalaron fundamentalmente en las ciudades, viviendo a la manera española, pero tuvieron hijos con indias de donde surge la población mestiza que rápidamente se fue mezclando entre si. Esta población mestiza es la mayor fuerza de sociedad colonial, y parecería que a partir de 1730 es el grupo que mas aumenta después de la constante disminución de los dos siglos anteriores. Este sector se dedico al comercio minorista, al transporte con mulas, a la comercialización de productos agrícolas, artesanías y oficios varios.

LA POBLACIÓN INDÍGENA

El primer impacto de la conquista trajo como consecuencia un duro golpe par la población indígena la cual se vio disminuir notablemente. Desarrollaron una deplorable tendencia a morir bajo el impacto de la cultura europea y las varias epidemias recién llegadas.

Según cifras de la época la población masculina adulta (tributarios) en los distritos de Chuquisaca, La Paz, Chuchito y Cuzco, en 1626 alcanzo a 137.000 habitantes, frente a 146.500 del recuento de Toledo (1575), resultando un perdida del 6.2%. Las zonas menos afectadas durante el siglo XVII son aquellas donde las posibilidades de trabajo eran económicamente más beneficiosas y algunas excepcionalmente aumentan su potencial humano, por ejemplo las minas de Porco y las zonas coqueras de Yungas. Las zonas mas afectadas fueron las comunidades aymaras de Collao, no solamente porque morían muchos y porque tenían cada vez una menor cantidad de hijos, sino porque el Estado presionaba en el cobro de los tributos y otras obligaciones de trabajo que resultaba una carga a veces insostenible. Si bien las comunidades quedaron debilitadas por la perdida de sus comunarios, la población en realidad no disminuyo tanto como dicen los censos. Muchos huían a comunidades vecinas o tierras alejadas, o se refugiaban en haciendas y de esa manera evitaban el pago de las pesadas obligaciones fiscales.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página