WikiEscuela » Confederacion Perú-Boliviana 2


Volver a: Confederación Perú Boliviana

Attach:puertodecobija.jpg Δ
Puerto de Cobija en el Litoral Boliviano. Sucre dejó las bases para el puerto que Santa Cruz supo acrecentar durante su gobierno.

Continuando con el plan previsto, el 28 de octubre de 1836 se decretó el establecimiento de la Confederación. Cada estado debía nombrar tres ministros para la reunión de un Congreso en Tacna.

A nivel internacional la Confederación pudo haber decidido a favor del Perú la disputa entre el Callao y Valparaíso por la hegemonía en el Pacífico Sur. Pero en Chile el ministro del interior y relaciones exteriores, Diego Portales, percibió claramente este riesgo, acusando a la Confederación de haber roto el equilibrio político, creado después de la Guerra de la Independencia en América.

Chile se opuso a la Confederación, prestando todo su apoyo a la oposición peruana que había emigrado a ese país, también contaba (diciembre 1836) con una autorización congresal para declarar la guerra, llegando a organizar sucesivamente dos expediciones llamadas "Restauradoras".

La primera expedición dirigida por Blanco Encalada cometió el error estratégico de desembarcar en el sur del Perú, sin que se diera ningún hecho de armas, con un ejército en estado de agotamiento y sin recursos, Blanco Encalada firma la capitulación de Paucarpata que le permite regresar con el ejército chileno intacto y el compromiso de no combatir nuevamente a la Confederación.

Ese hecho se puede explicar si se entiende que Santa Cruz quería evitar una guerra con Chile, pues la paz le era indispensable para consolidar la Confederación. Por las mismas razones el gobierno chileno no ratifico el pacto. En julio de 1838 envió una segunda expedición Restauradora a órdenes del Gral. Manuel Bulnes, la misma que luego de superar todos los errores de la primera, derrotó a Santa Cruz en Yungay (enero 1839), lo que inicio el fin de la Confederación.

La oposición del gobierno chileno al mismo tiempo implementaba una ofensiva diplomática principalmente en los países limítrofes a la Confederación. No tuvo éxito con el gobierno ecuatoriano, que siguió una línea de neutralidad con fuerte simpatía por la Confederación, pero tiene una buena acogida con el gobierno de Juan Manuel de Rosas en la Argentina, que declaro la guerra a la Confederación. Las tropas argentinas fueron derrotadas en Iruya y Montenegro (junio 1838).

Para el fracaso de la Confederación fue tan determinante la tenacidad chilena como la oposición política en Perú y Bolivia. La defección de Orbegoso antes de Yungay, el golpe de estado en Bolivia del que Santa Cruz se entero en Arequipa, después de Yungay, fueron difíciles de sortearse.

Como sostiene Parkerson, la Confederación era una estructura política débil y probablemente su signo era desaparecer, sin embargo la posterior historia de ambos países es el mejor testimonio de la perspectiva de este proyecto. Bolivia y Perú pasaron a un proceso de inestabilidad y desorganización administrativa, ocupados en pelear entre ellos, no vieron el verdadero peligro que significaba Chile.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página