WikiEscuela » Dos Lideres Aymaras



DOS LÍDERES AYMARAS

Volver a: Huellas De Bolivia



Attach:charazani0.jpg Δ
Fotografía de dos indígenas originarios de la zona de Charazani . Villalba (1880).

Carlos Mamani

Con la derrota y el posterior asesinato de Zárate Willka puede creerse que la resistencia indígena había desaparecido y se había sumergido en la inactividad en forma definitiva. Sin embargo, tanto en sus formas legales como violentas, esta resistencia continuaba activa.

El 13 de diciembre de 1900, Mariano Kunturi, Eugenio Jilaya, Miguel Wanca, Leandro Arukipa y Gregorio Titu, en representación de los Ayllus de Omasuyus, Sicasica, Pakaxi y Cercado, solicitaron al Presidente de la Republica que ordene la "practica de las leyes", como la de Ex vinculación, que declaro la igualdad de derechos del indígena con los del blanco, prescribiendo en su articulo 26, "la exención de servicios en toda la República". Sin embargo, pese a todos esos "mandatos", el servicio forzado continuaba existiendo con todos sus abusos.

El triunfo liberal de 1899, dio carta blanca a sus más connotados miembros para apoderarse, en la forma que fuera, de comunidades integras, como ocurrió con el Presidente Ismael Montes, quien durante su gestión se apropio de los ayllus de Taraqu. Esta situación dio lugar a una creciente migración comunaría a la ciudad, la cual se desenvolvía entre actividades de sobre vivencia y de una continua lucha judicial contra la usurpación.

La resistencia en esos años se concentro en los núcleos de migrantes forzados que desenvolviéndose en diversos oficios y empleos mantuvieron sus identidad comunaría- y los ayllus – gremios urbanos.
Santos Marka Tula, heredero de una antiquísima tradición de liderazgo, como cacique de sangre, fue parte de la rebelión de Corocoro en 1914. Marka Tula se traslado, inmediatamente a la ciudad de La Paz en la segunda quincena de marzo, estableciéndose en la zona de Ch’jini en su local de Pawla Jawira (río de Pawla). La red de Cacique Apoderados encabezada por Marka Tula, protagonizo una incansable lucha por la restitución comunaría que se prolongo hasta las vísperas de la revolución de 1952.

Una de las preocupaciones mas importantes de Marka Tula fue la formación de sus propios escribanos, hecho que facilitaría la comunicación con las diferentes instancias del Estado; para ello fundo el Centro Educativo de Aborígenes Bartolomé de las Casas, que tenia sus oficinas en la ciudad. Para él la educación era de vital importancia, pues suponía la autonomía en la presentación de sus memorias y la liberación de una incomoda medicación ejercida por tinterillos y abogados.

Ante la persecución del gamonalismo liberal, Eduardo Leandro Nina Qhispi, como apoderado de los comunarios de Guaqui y Taraqu, se vio obligado a buscar refugio en la ciudad de La Paz en el seno de los matarifes, a cuyos hijos alfabetizo en los primeros años de 1920. Panadero durante el día y preceptor por las noches, fundo la primera escuela indigenal en la calle Yanacocha, Nº 153, la cual logro pronto superar los dos mil alumnos, labor en la que fue secundado por los preceptores Pedro Castillo, Juan de Dios Sirpatiku, y otros. La exitosa experiencia de la escuela Nocturna de Indígenas, impuso a Nina Qhispi a fundar, el 8 de agosto de 1930, ene. Local de la Inspección Técnica de Instrucción Municipal, la “Sociedad” Centro Educativo ‘Collasuyo’, que luego de algunos meses traslado sus oficinas a la calle Laja Nº 142.

El comienzo de este nuevo trabajo, correspondió a los maestros Pedro Castillo, Adolfo Ticuna Nina y Carlos Lawra, compañeros de Nina y Qhipi en la experiencia educativa. Al proyectarse a las comunidades, se sumaron desde ellas caciques y dirigentes indios, como Manuel Inka Lipi de Pukuru (Santiago de Wat’a) Francisaco Tangara de Qalaq’utu y Estaban Machaca de Umasuyu estos dos últimos estuvieron trabajando en el movimiento desde 1914, además de muchos otros. Posteriormente, al crecer la red, llegaran a vincularse a ella caciques de toda la republica como: Manuel Ramos de Cochabamba, Agustín Saavedra de Chuquisaca, Casiano Barrientos el famoso Capitán Grande del Izozog de Santa Cruz de la Sierra.

Santos Marka Tula, Cacique y apoderado generadle los ayllus de la república, Eduardo Leandro Nina Qhspi, apoderado de las comunidades de Taraqu y Guaqui, educador y Presidente del Qullauyu”; proyectaron, desde los barrios indios de la ciudad de La Paz, una convivencia intercultural entre los diversos grupos étnicos que habitan el país, mediante el respecto a la diferencia, basada en la educación.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

marcoxto22.November.2011 9:54

alguien podria ayudarme con el libro: La Reùblica en el siglo XX

Participan en esta página