WikiEscuela » III Política Económica Inflación Y El Populismo



POLÍTICA ECONÓMICA INFLACIÓN Y EL POPULISMO

Volver a: Crisis Del 29 A La Naciente Intervención Estatal

Attach:Obradececilio.jpg Δ
-La obra de Cecilio Guzmán de Rojas (1899-1950)fue el comienzo de una nueva etapa en la pintura boliviana que revalorizaba el ancestro indígena. A este cuadro lo llamó "El triunfo de la Naturaleza".-'

Inicialmente se trató de subsanar la severa restricción de los ingresos fiscales, recurriendo a préstamos obligatorios de la ciudadanía al Estado (por medio de empréstitos patrióticos), que no tuvieron éxito.

A partir del segundo semestre de 1931, el gobierno de Salamanca recurrió al crédito del Banco Central para financiar en alguna proporción sus gastos y, por otra parte, la institución emisora otorgo préstamos a las Municipalidades, Prefecturas y Alcaldías para la construcción de caminos y reparación de calles en las ciudades, con la finalidad de proporcional trabajo a los desempleados. No obstante, la política de generara empleos por medio del Estado, aún era muy débil.

Al abandonar Inglaterra el patrón-oro, en septiembre de 1931, el gobierno también dispuso el abandono de este sistema monetario y comenzó a recurrir en mayor proporción al crédito del Banco Central para cubrir sus gastos más necesarios. El abandono del patrón-oro y el aumento del crédito del Banco Central al gobierno, constituyeron elementos importantes en el inicio del cambio en la orientación de la política económica.

La severa restricción externa, producto de la disminución en las exportaciones y de la paralización del crédito externo, en unión con la acelerada disminución de las reservas del Banco Central, forzaron al gobierno del General Carlos Banco Galindo (1930-1931) a declarar la moratoria unilateral en el servicio de la deuda externa a fines de 1930 que, hasta ese momento, se pagaba “religiosamente”.

A partir del segundo semestre de 1932, por el conflicto bélico con el Paraguay, el gobierno de Salamanca aumentó su presión al Banco Central para que este emitiera dinero y de esta manera financiar la movilización y mantenimiento del ejército en campaña.

La consecuencia inmediata fue acrecentar el volumen de dinero en poder de la población, de manera que ésta demandó una mayor cantidad de bienes que, por los efectos de la crisis eran escasos. La presión de la demanda determinó un aumento en los precios que de 1933 a 1935, crecieron en promedio 26%.

Finalizada la guerra del Chaco, los gobiernos del General David Toro (1936-1937) y del coronel Germán Busch (1937-1939) enfrentaron un conjunto de presiones sindicales, orientadas a lograr aumentos salariales, en razón de que en el periodo de guerra, la inflación determino la perdida de su poder adquisitivo, ya que no se produjeron incrementos salariales.

A partir de 1933, principalmente por la necesidad de divisas, el gobierno obligó a los exportadores a entregar un porcentaje de sus divisas al Banco Central, proporción que, en los años 30’, fluctuó entre 42% y 62%. Simultáneamente, una vez que se abandonó el patrón-oro, la institución emisora fijo tipos de cambio, estableciendo diversas relaciones cambiarias hasta 1938. De 1939 a 1946 un tipo de cambio único entre 1947 y 1948 ser retorno a los tipos de cambios diferenciales y, finalmente, en 1949 se retornó al sistema de cambió único.

En la medida en que la administración cambiaria permitió comprar divisas baratas y venderlas a mayor precio aumentaron los ingresos adicionales que sumados a los impuestos que paga la minería, representaban en 1935 el 57% de las recaudaciones fiscales y el 64%, en 1939.

El resultado fue un aumento significativo de los ingresos estatales a partir de 1934. sin embargo, los gastos fueron mayores produciéndose un déficit que hizo que nuevamente se recurriera a los créditos del Banco Central.

El aumento de dinero en la economía hizo que los precios aumentaran en 1936 en 26%; sin embargo, en 1937, la inflación bajo el 14% y entre 1938 y 1939 en promedio alcanzo a 37%. Depuesto José Luis Tejada Soriano (1934-1936), los gobiernos posteriores de Toro y Busch, denominados “socialistas militares”, iniciaron una política orientada a normar las relaciones laborales.

En el gobierno de Toro se creó el Ministerio de Trabajo y se determinó la sindicalización obligatoria; por su parte, Busch puso en vigencia el Código del Trabajo. En el terreno económico, en 1936 Toro creó el Banco Minero y organizó Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

El Banco Minero, con la participación del capital privado, tuvo pro finalidad otorgar créditos a los productores mineros y comercializar su producción. YPFB, significo la creación de la primera empresa estatal, producto también de la primera nacionalización realizada sobre capital extranjero.

Posteriormente, el gobierno de Busch impulsó el proceso de avance estatal en la economía y conjuntamente a la determinación de la entrega obligatoria del 100% de las divisas por la minería, decretó la estatización del Banco Minero (en 1939), y el monopolio en la comercialización de minerales; asimismo, dispuso la estatización del Banco Central de Bolivia, que hasta ese momento funcionó con la participación del capital privado.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página