WikiEscuela » Lázaro De Ribera La Ilustración



LÁZARO DE RIBERA: UN ESPAÑOL DE LA ILUSTRACIÓN

Volver a: Huellas de Bolivia

Attach:ilustración0.jpg Δ

Vinieron a Charcas por distintos motivos y en diversas circunstancias, todos casi en la misma época, en los años de la llamada Ilustración Española, a fines del siglo XVIII.

Fuera de las misiones que a cada uno le toco separadamente cumplir, en Potosí, Moxos o Cochabamba, dejaron obras escritas para la posteridad.

Fueron Francisco de Viedma, Francisco de Paula Sanz, Pedro Vicente Cañete, Vitorián de Villaba, todos legítimos y conspicuos personeros de la ilustración de ese siglo. Otro fue Lázaro de Ribera, nacido en Málaga en 1756, estudioso de la ciencia matemática y ante todo lo que entonces y hasta hace poco se llamaba un “naturalista”. De personalidad tan precozmente madura, que antes de cumplir los treinta años de edad, cuando estaba en Buenos Aires, fue nombrado Gobernador de Moxos. Entre sus funciones estaba la de oponer cualquier tipo de resistencia a los avances de los portugueses.

Consciente de sus responsabilidades de gobernador, en poco tiempo Ribera llego a conocer y recorrer la grande, ignota y apenas habitada tierra de Moxos. Sus informes a la Corona eran continuos y detallados y llegaban a comprender hasta la composición musicales de los indios canichanas.

Antes de ser nombrado Gobernador Militar y Político del Paraguay, dejo a su sucesor un famoso “Plan Ribera”, concebido y redactado para lo que el consideraba una mejor administración de Moxos.

Ninguno de sus escritos tan renombrados como las Descripciones exactas e historia fiel de los indios, animales y plantas de la provincia de Moxos en el virreinato del Perú, 1786-1794, recientemente editadas en forma impecable en España y sin ninguna difusión en Bolivia.

Las descripciones fueron acompañadas por Ribera (y esa seguramente es su parte más valiosa) con unos dibujos atribuidos a Manuel Oquendo, de una impresionante belleza. Allí están los pobladores moxos, canichanas, yuracares, o apolobamba con sus instrumentos de cultivo, sus flechas, sus telares, así como los animales, árboles plantas, ríos y montañas de la región. Todo un bello testimonio grafico de la vida, en esas tierras, que Ribera encontró en el octavo día de la creación.

A.C.R.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página