WikiEscuela » La Fundación De Trinidad



LA FUNDACIÓN DE TRINIDAD

Volver a: Huellas de Bolivia


Fundación Trinidad
                         *ROGERS BECERRA

Nuestra historia no es inventada. La fundación de la ciudad de la Santísima Trinidad, es obra de los jesuitas que conquistaron Mojos desde el segundo semestre del año 1675.

La fantasía histórica de unos fundadores cuyos nombres no están registrados en ninguno de los libros antiguos referentes a Mojos, hay que excluirlas, porque el capitán Tristán de Texeda no existió jamás y el otro del mismo grado: Juan de Salinas, nunca se aproximo a Mojos. Tampoco navego el río Madera, menos aun el Mananutata pero el Mamoré.

La ciudad de Trinidad en el “País llano y boscoso” nació bajo el signo Sagrado del Divino Tesoro del Divino Trino, según las referencias compendiadas de limpio abolengo perteneciente a la iglesia católica.

Como ningún libro o documento sobre la historia de Mojos registra datos algunos acerca de la fundación de Trinidad que es lo que interesa ubicar ni su fundador R.P.J. Cipriano Barace, transmitió pormenores, me remito al calendario Gregoriano del catolicismo. Los documentos están precisamente para investigar y enderezar conceptos falaces.

El padre Barace fue devoto de la Santísima Trinidad. Para que se regocije con matices de beneficencia el domingo que se le asigne las agenda eclesiástica y mantener en la atmósfera de la Trinidad el espíritu de veneración el Día Patronal la novel parcialidad, el fundador advirtió con brillante acierto prescindir la fecha de erección de este suceso.

Este racionamiento se manifiesta en la evidencia de que era habitual en los fundadores de tipo cristiano, Bautizar los pueblos en el aniversario que concuerda con la celebración del Santo cuyo nombre adopta la congregación. Y como la Santísima Trinidad invariablemente ocurre el domingo, es norma aceptar argumentos valederos para que fuésemos notificados tan solo del año.

Por tal motivo es que en Trinidad, sus habitantes solemnizan el domingo, en homenaje al Santo Patrono, no así las efemérides de esta localidad.

El manual Cronología Española y Universal, en torno a la “Ley de movilidad” de fecha piadosas de nuestra religión, ilustra que la Pascua en 1686, año asignado por el P. Barace como advenimiento de Trinidad, tuvo lugar el 14 de abril, y como esta es de hito Cardinal para encontrar con matemática precisión cualquier festividad variable, se descubre que la Santísima Trinidad fue el 9 de junio.

En esa “elevación” o altura llamada hoy “Trinidad vieja”, era donde vivía el cacique de nombre Siyavouko, sobre la zona situada en la región comúnmente denominada (Cachipre) (del mojeño Chipuere-campo de hormigas) escogido por el padre Barace: en recuerdo del paraje que ocuparon los jesuitas Bermudo y Aller, quienes habían procurando ponerla bajo la protección de la Santísima Trinidad.

De donde resulta: la idea con que vinieron los jesuitas a Mojos de “consolidar una fundación en la fiesta de Santísima Trinidad” bajo l advocación del Divino Trino, aconteció el domingo 9 de junio de 1686. Este dato lo confirma el Director del Observatorio de San Calixto (La Paz), P. Ramón Cabré…”Tal como se venia celebrando, el primer domingo después de la Fiesta de Pentecostés”.

He ahí el mas ilustrativo y esclarecedor testimonio, con la siguiente adición histórica: “Barace funda oficialmente la misión de Trinidad de Mojos, cerca de aquel emplazamiento y conservando aquel nombre histórico” [Afirmación realizada por Valeriano Ordoñez en Barace de Isaba].

En conclusión, la ciudad de Trinidad en la geografía de Mojos, hoy departamento de Beni, por provincia e inducción a las noticias substanciadas de pruebas veraces y axiomáticas, tiene que figurar en la historia de las Misiones Jesuíticas, a partir del 9 de junio de 1686.

Años después por razones en el cambio caprichoso del río Mamoré, Trinidad experimento dos traslados. Por la condición ventajosa se eligió como asentamiento terminante, el paraje actual efectuado por el P.J. Dr. Pedro de la Rocha, en el año 1769, siempre próximo a un pintoresco río (arroyo San Juan, cuyo nombre indígena es: mojije, pequeña calabaza, mate), par que la ciudad se mire en el lucido espejo de sus ninfas puras.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página