WikiEscuela » Poesía Bandera Nacional
POESÍAS A LA BANDERA

Volver a: Principal

A MI BANDERA
De:
Juan Francisco Bedregal

 Mi bandera es un tríptico glorioso:
roja es la indignación que no se abate,
roja la sangre tropical que late en impetuoso
himno de amor o canto de combate.

Es el rojo del vino que triunfante impera
en el mundo fugaz de la quimera
que sacude los nobles entusiasmos.
Y rojo es el amor que regenera
e idealiza el placer y sus espasmos.

Roja es la entraña en que la vida vive,
rojas son las visiones de la gloria,
es rojo el resplandor de la victoria,
y roja la venganza que revive
a la sangrienta luz de nuestra historia.

Son rojos los crepúsculos y las auroras
y rojas las enseñas redentoras,
y los amates labio que nos besan
y los labios piadosos que a Dios rezan
por como vivo resplandor de la hoguera,
lace una lista roja en mi Bandera!












II

 Amarillo es el diáfano torrente
del oro luminoso que derrama
sobre la tierra, el sol resplandeciente
y en vigorosa gestación inflama
el polen, el instinto y la simiente.

Amarillo es el sol, padre del día,
al que su culto y fe nuestros mayores
tributaron con moble bizarría,
y que en la incaica estirpe todavía
destella sus gloriosos resplandores.

Amarillo es el oro deslumbra
y en los joyeles sus cambiantes trema,
y que es faro universal que alumbre,
a la humana progenie que vislumbre
en su conquista la ilusión primera.

Amarillo es el grano que revienta
entre la rubia espiga que florece
y convertido en pan nos alimenta
y el ministerio eucarístico sustenta,
cuando en la hostia consagrada resplandece.

¡Y como el sol en la celeste esfera,
el amarillo luce en mi Bandera!

III

 Adoro el verde; es la opulencia
de las vírgenes selvas tropicales,
que al soplo de los besos estivales
desatan su feraz magnificencia
en soberbias estrofas inmortales.

Verdes son los simbólicos laureles,
Rima el verde movible entre las ondas
de los arroyos, plácidos rondeles;
y en los gráciles tallos de la frondas
se recortan en trémulos caireles.

Verde es el manso río que las faldas
de los floridos montes fecundiza
y son sus linfas que la luz irisa,
cual coral de bullentes esmeraldas,
que entre leves espumas se desliza.

¡Y el verde que engalana la pradera,
ondula victorioso en mi Bandera!

Adoremos el símbolo glorioso,
que en luminosa proyección derrama
como raudal vibrante y armonioso,
gérmenes de pasión que él generoso
de amor, de patria en nuestra vida inflama.

El ritmo de la luz en sus colores
tenga le excelsitud de una apoteosis
despierte nuestros líricos amores,
pues no surgen impulsos redentores
sin ambición, ensueños o neurosis.

Adoremos el símbolo, adoremos
nuestro emblema con noble reverencia
y ante su altar con devoción oremos;
que si han muerto los dioses, aun tenemos
una amable deidad en la conciencia.












Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página