WikiEscuela » Resistencia Neo-Inka Y Fraccionalismo Indígena



RESISTENCIA NEO-INKA Y FRACCIONALISMO INDÍGENA

Volver a: Resistencia a la Conquista Española

Como consecuencia de los enfrentamientos entre las fuerzas de Atahualpa y wáskar, los pueblos andinos agregados al imperio inca se vieron confundidos por los cambios bruscos y se sintieron libres para aliarse con los extranjeros que aparentaban mas ser amigos que enemigos. Esta situación fue aprovechada por los conquistadores ofreciendo a los pueblos que querían aliarse con ellos su protección y liberación del dominio inka con la condición de que estos dieran su concurso para enfrentar a la resistencia de las fuerzas inkaicas.

En el mundo andino se produjo el fenómeno de fraccionalismo: unos aliados con los conquistadores y otros luchando en la resistencia contra los invasores extranjeros. De esta manera, la dicotomía enemigo-amigo adquirió notoriedad entre los conquistadores e indios no aliados. El enfrentamiento entre los aliados y los no aliados en la resistencia duro aproximadamente cerca de cuarenta años, entre 1532 y 1572.

La resistencia empezó con mucha fuerza y violencia con la rebelión de Manku inka. Desde luego los pueblos aliados con los españoles muy difícilmente odian presentar una resistencia, solo era posible a través de una rebelión pero con mucho riesgo. Ahora veamos esas situaciones: a) alianza de los conquistadores con los pueblos indígenas opuestos al dominio inka y b) las acciones de resistencia de los no aliados (fuerzas neo inkaicas) a la dominación hispana.

Los pueblos indígenas que se aliaron con los conquistadores, fueron chachapoyas, cañaris, wankas y otros, con el objeto de liberarse del dominio inka y luego para favorecer con su concurso a la conquista española, actitud que en vez de beneficiar a los indígenas aliados mas bien empeoro su situación pro quedar atados a las exigencias de los conquistadores para sus objetivos políticos. De manera que gracias a este mecanismo estratégico, los españoles lograron conquistar el mundo andino en su totalidad (pueblos y territorio).

La conquista no hubiera sido tan fácil sin el concurso del indígena declarado como amigo, pero los aliados chachapoyas , cañaris y wankas tuvieron que soportar el peso de la alianza por servir como yanaconas de choque durante la resistencia violenta de los neoinkas. Indudablemente hubo alguna forma de resistencia a las acciones de violencia contra los españoles.

Entre tanto, en el lado de la resistencia, el propio Atahualpa valiéndose de su astucia actuó para buscar su propia liberación mediante la compra con “todo el oro y la plata que pudieron encontrar en el campamento inkario”. Indudablemente su liberación hubiera servido para organizar una resistencia eficiente contra la invasión española. Sin embargo, no podía imaginar que los conquistadores no solamente estaban interesados en la búsqueda del oro y la plata, sino también empleaban los mecanismos políticos de dominación para evitar cualquier elemento que representara peligro.

Después de la ejecución de Atahualpa, como no desaparece el poder inka de memoria colectiva andina, los conquistadores procuran realizar una especie de pacto político con la restitución de un inka títere, en este sentido, el conquistador representado por Pizarro, hace aparecer la figura de un inka, con la elección de un nuevo inka. Pero el primer neoinka muere rápidamente y se presume que fue envenenado. Luego, se nombra otro neoinka. Este se llamo Manku Inka, quien después de haber soportado vejámenes de los propios conquistadores, logro liberarse escapando de la ciudad del Cuzco hacia la región de Wilcabamba, donde organiza la gran resistencia armada contra las fuerzas aliadas hispano-wankas. En la parte actual del territorio boliviano, empezó la resistencia indígena durante la expedición de Diego de Almagro.

Entre aymaras, hubo el propósito de rechazar a los invasores, y detener a los conquistadores que se aproximaban al actual territorio de la región aymara. En ese momento, el ultimo gobernador del Qullasuyu, Chalco Yupanqui, ordeno a los indio s no presentar ninguna resistencia, sino mas bien colaborar con gente y alimento s a los expedicionarios hispanos que iban con destino a Chile. Durante la expedición de Diego de Almagro, los indígenas presentaron en Chile, resistencia (tanto kurakas, como el mismo Felipillo) en dos ocasiones, pero fueron reprimidos con violencia.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página