WikiEscuela » Revolución Nacional Un Legado Trizado 1964-1988



REVOLUCIÓN NACIONAL UN LEGADO TRIZADO 1964-1988

Volver a: Huellas de Bolivia

Gustavo Rodríguez Ostria

Economista. Mtr. en historia andina FLACSO-ecuador. Ex – decano de la facultad de ciencias económicas de la UMSS. Autor de varios trabajos de historia económica.

Ni inmaculada gesta por la liberación social ni nefasto desborde plebeyo. Los extremos son francamente insuficientes para encuadrar el proceso de la “Revolución Nacional” iniciada en abril de 1952, cuyas voces centrales -Reforma Agraria, Nacionalización, Poder Popular/COB- parecen ahora, cuatro décadas más tarde, sólo desavenidos hilos de un mito transformado en nostálgico rito, en recordatorio de desfile u “hora cívica”. Hubo un largo tiempo sin embargo en que estas mismas palabras designaban crudas y controvertidas pasiones de un arco de vida y muerte.

¿Cómo y en qué momento pudo apagarse esta convocatoria? Se dice que una sociedad sólo puede comprenderse totalmente, cuando ella ha sido sustituida por otra, en todo caso, dar un respuesta que busque confrontar el pasado con los ojos del presente, no es tarea fácil. Los historiadores, a diferencia de los sociólogos, prefieren escudriñar, quizá en búsqueda de mayor objetividad, tiempo largos mejor si muy lejanos, sin embargo es en la coyuntura de 1964 a 1988, donde, al parecer, se esconde el secreto de esta radical transformación.

Ella, como explicaremos luego, ser revelara con toda su intensidad en la madrugada del 29 de Agosto de 1985, cuando el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), presidido por el legendario líder Víctor Paz Estensoro, dictó el decreto 21060, base de la Nueva Política Económica (NPE). . LOS MOVIMIENTISTAS, ELEGIDOS POR EL Congreso Nacional tras alcanzar el segundo lugar en los comicios de junio de eses año, recibían una sociedad civil desbordada y una economía agitada por la crisis y la hiperinflación.

Tomando en cuenta la gravedad de la situación, el MNR nos e limito a adoptar una tradicional política de estabilización o actuar con contradictoria cautela como había sido el signo de la izquierdista Unidad Democrática y popular (UDP), que gobernó desde octubre de 1982 hasta agosto de 1985; por el contrario fue muchísimo mas lejos estableciendo una radical modificación de las conductas estatales frente a la economía y la sociedad.

¿Qué es en definitiva lo que bruscamente amenazaba con modificarse con las medidas gubernamentales? ¿Qué nuevo escenario pretendían dibujar aquellos mismos personajes políticos que paradojamente en 1952 había concretado a sangre y fuego la Bolivia nacionalista y revolucionaria, que ahora buscaban desechar?

Desmantelar la lógica del Estado Populista y apagar los efectos sociales creados por la insurrección de abril de 1952, significaba a mediados de 1985, y a la altura de las necesidades económicas y políticas resolver a favor del gobierno su recurrente duelo con el sindicalismo el cual había marcado el comportamiento de la escena política boliviana post-52. No menos importante parecía recortar, incluso clausurar, el “Capitalismo de Estado”, a base, con sus cerca de 70 empresas, de la economía.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página