WikiEscuela » Daza Y La Guerra De 1879



DAZA Y LA GUERRA DE 1879

Volver a: Huellas De Bolivia

Cuando se produjo el debate diplomático con Chile. La opinión publica deseaba una solución pacífica, pero la ecuación de Antofagasta hirió tan profundamente el sentimiento nacional, que la impresión del agravio dura y palpita hasta el día de hoy en mucho corazones, jóvenes de ese tiempo, envejecidos ahora pero no curados de esa conmoción inolvidable de ese ultraje.

Desaparecido Daza del mundo del ejercito y de la dirección de la política, compréndase cuan vigoroso impulso tomaron las energías nacionales y con cuanta fe se realizo la reorganización efectiva de las fuerzas militares. El duelo internacional se planteo en las condiciones normales de una solución por las armas. Las batallas de Tacna fue adversa para los ejércitos aliados, pero fue un esfuerzo supremo y bien dirigido, fue el aliento del pueblo que defendía la ultima posición de sus defensa. No quiso el destino que el éxito se asociara con la gloria de ese esfuerzo gigantesco.

Después de la batalla de dolores, a consecuencia de militar necesaria según algunos, de la retirada de camarones, produjese ese fenómeno psicológico después de los grandes desastres; se trataba de buscar un culpable, un responsable único y visible de la catástrofe. Ese responsable fue Daza. La historia reconocerá su responsabilidad en ese echo en la historia, pero estará obligada a interrogar al mismo tiempo ¿Era el único culpable?.

Los males no pueden ser, ante esa ceguedad del patriotismo herido, efectos de culpas colectivas; tienen que ser obra de uno solo; la obra del traidor. Tal ocurrió en ese momento de indignación y protesta que sucedió a la retirada de Camarones, causa principal pero no única del desastre de san Francisco, donde se sacrifico estérilmente y sin gloria al ejercito mas brillante que habían organizado ambas naciones en el curso de la campaña. Bolivia no tenia el hábito del desastre, no havia saboreado jamás el las amarguras de la derrota internacional. La batalla de Yungay, fue considerada siempre como un episodio de las guerras civiles, ya que el país se encontraba empeñado en derrocar a Santa Cruz, lo mismo que estuvieron los ejércitos de Perú y los ejércitos de Chile en acciones incoherentes; no fue vencida la bandera; fue derrocado el caudillo.

No havia olvidado por otra parte el país, las compañas gloriosas de la confederación; los propios generales de ayacucho pasearon las banderas victoriosas de la republica, mas tarde todavía en medio del desconcierto de la guerra civil, los ejércitos de gamarra invadieron al territorio sagrado; Ballivián rechazo en Ingavi para siempre todo sueño de intervención, toda tentativa absorcionista del bajo Perú, no havia en los museos banderas bolivianas tomadas en el combate con el extranjero; habían regresado siempre coronadas de laureles.

Los escritores chilenos recordaban toda esa leyenda gloriosa, la resistencia, la disciplina del soldado boliviano. Los colorados de Daza. Estos guerrero tradicionales no conocían la derrota.

En medio de ese inmenso himno entonado a las glorias pasadas y de ese recuerdo ufano de los tiempos heroicos, un soplo de muerte llego a las altiplanicies Bolivianas. Era el anuncio de la derrota, la primera derrota, una capitulación, un eclipse de la glorioso. No era el ejército invencible el culpable de ese desastre; debía ser un hombre, un tirano traidor. Alguno, ese alguno era Daza.

Las que entonces se renombraron contra el despotismo y se abrieron y sangraron las heridas de las dictaduras. El ímpetu de las protestas fue irresistible; la caída del caudillo era fatalmente inevitable.

¿el contingente de las fuerzas de Daza conducía a Tarapacá y que regresaron de Camarones habría sido de eficacia suficiente pera cambiar el resultado de la acción militar en dolores? Y de serlo así? Esa acción de armas habría sido decisiva para destruir el ejercito Chileno de Tarapacá?

La llegada de Daza a Tarapacá habría llevado a los ejércitos del sur un inmenso contingente moral, pero quedan dos incógnitas por despejar ¿ese auxilio moral habría tenido también alcances materiales? ¿estos habrían sido decisivos? Y por otra parte ¿pudo haber llegado al encuentro de los ejércitos del sur en condiciones de decidir de la suerte de la batalla?

A la caída de Daza sucedió en Bolivia un periodo de desconcierto político y toda la energía gubernativa debió contraerse a reorganizar ese ejército que había desmoralizado el desastre de San Francisco. Se comprende por ello que no se hubiera dedicado la iniciativa militar a examinar los cargos que existían contra los jefes que aconsejaron y decidieron la retirada de camarones y a estudiar la influencia que ese acto tubo en el éxito de las operaciones posteriores. Pero el historiador puede remplazar la obra que dejo de hacer en aquella oportunidad el ministro de guerra en aquella oportunidad con el uso de todos los recursos necesarios de investigación y de esclarecimiento. Para hacer conjeturas sobre una situación militar, puede procederse con la misma lógica de las deducciones matemáticas. Dadas tales proposiciones numéricas y combinándolas con factores nuevos, dejar una incógnita también numérica. Puede existir en la guerra un factor moral, pero prevalecen los elementos efectivos.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página