WikiEscuela » El Comercio Y La Vida Cotidiana



EL COMERCIO Y LA VIDA COTIDIANA

Volver a: Huellas De Bolivia

La llamada "Belle epoque" fue el resultado del crecimiento económico que inserto definitivamente a Bolivia a los mercados internacionales a través de las exportaciones de minerales de plata, de goma elástica y de estaño (1880-1930).

Así como la arquitectura neoclásica le dio a las ciudades un aspecto de modernidad, la moda, los tranvías, la música, el cinematógrafo, los automóviles y la literatura dinamizaron la vida de la recién estrenada burguesía y transformaron los gustos y los hábitos de las personas.

Los cánones de belleza respondían a la moda llegada de Europa, directamente o a través de los países vecinos. La mayor parte de los productos suntuarios llegaban de ultramar en varios meses, pero la distancia no era un óbice para estar al día con la moda. Las mercaderías importadas entraban por los puertos del Pacífico (Mollendo, Arica, Antofagasta). Los ferrocarriles realizaban los tramos intermedios, o en su caso, el traslado era realizado por los vapores que navegaban por el lago Titicaca hasta Puerto Pérez. Si el destino final era la provincia, se utilizaban las recuas de mulas para el transporte. En las regiones orientales los pontones suplían a las mulas.

Esta complicada red importada también era utilizada para la exportación de goma y minerales y algunos otros productos como corambre, lanas, cueros de animales silvestres y cacao.

Las casas comerciales importadoras proveían a su clientela de lujosos productos europeos, asiáticos y americanos, no faltaban los licores y habanos de las marcas más famosas, las sedas chinas, perfumes franceses, lencería italiana. Porcelanas alemanas, francesas e inglesas, alfombras del oriente, cristalería italiana, relojes suizos, pianos alemanes, fonógrafos norteamericanos, caviar ruso y conservas de todas las marcas, satisfacían el gusto y el paladar más exigente.

Por sus altos precios, las mercaderías suntuarias sólo podían ser adquiridas por una reducida clientela, tanto urbana como provincial. En las regiones gomeras las Casas Importadoras eran las intermediarias entre los centros europeos del buen gusto y las familias acaudaladas que colonizaban las regiones productoras de caucho.

Cambiaron los hábitos, el vestir y los viajes a Europa, antes exclusivos de la gente pudiente, se hicieron más frecuentes y posibles para un universo social más amplio. Los vapores y los ferrocarriles enlazaban a Bolivia con Europa y Estados Unidos a través del Pacifico. Bolivia se desarrollaba mirando hacia fuera.

Si desde la época colonial el beneficio económico había sido un factor de ascenso social para los comerciantes y artesanos prósperos, en la etapa que hoy nos ocupa, esa posibilidad se acentuó más con el crecimiento urbano, el desarrollo del comercio y las comunicaciones. Aunque las más importantes y surtidas Casas, eran subsidiarias de casas extranjeras, y el comercio mayoristas estaba en manos de inmigrantes europeos (Alemanes, eslavos, judios, y sirios), como la Casa Eulart, De Notta, Voight, Gubbins, los comerciantes bolivianos disputaron su propio espacio. El comercio, la pequeña industria y el desarrollo artesanal promovieron socialmente a un sector económico importante y ampliaron su espacio cultural.

M.L.K.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página