WikiEscuela » Muerte De Busch

MUERTE DE BUSCH

Ir a: Fechas cívicas de Agosto

Muchas veces suele afirmarse, que los grandes hombres no nacen todos los días, sino que se da uno en cada siglo; catalogándose como grande hombres a aquellos que hacen impacto en la Historia.

Si esta hipótesis fuera una axiomática verdad, pocos nos equivocaríamos al indicar que Germán Busch Becerra, fue un privilegiado en Bolivia de la primera mitad del presente siglo por los siguientes atributos: simpatía y prestancia física carismático para dirigir ejércitos y multitudes; el primer guerrero y héroe esclarecido en la contienda con el Paraguay; su decisiva influencia de líder político para conducir a los excombatientes del Chaco hacia un nuevo cauce de liberación económica y social de la Patria, proceso conocido con el nombre de Revolución Nacional de cuya savia y mística hasta hoy se nutre la política reivindicacionista de nuestro país; y su muerte, asesinato o suicidio, toda una incógnita, siempre será un martirologio en servicio de los humildes y de la dignidad de Bolivia.

Es por esta razón, que cada 23 de agosto, recordamos la muerte de este gran soldado, de gran conductor de post guerra y del gran Presidente visionario, precursor y mártir de la Revolución Nacional

Dos pueblos hermanos: Beni y Santa Cruz, discuten el privilegio de haberlo visto nacer; pero lo evidente es que Don Germán Busch Becerra, nació en San Javier, segunda sección de la Provincia Ñuflo de Chávez del Departamento de Santa Cruz, el 23 de marzo de 1904, siendo sus padres, el medico alemán, Dr. Pablo Busch y Doña Raquel Becerra de Busch. Realizo sus estudios primarios y los primeros de secundaria en la cuidad de trinidad capital del Beni y luego viajó a La Paz, para incorporarse como cadete del Colegio Militar.

Cuenta su mejor biógrafo, el escritor A gusto céspedes, en su obra “el dictador suicida”, que aparte de su origen teutón, valiente y aguerrido como todo alemán, además de político, como lo había sido el Dr. Busch en su país, Germán se había consustanciado de la selva y de su maraña llena de peligros y era algo así como una simbiosis de hombre y selva, de hombre y agua, de hombre y fiera.

Así llegó a la altiplánica ciudad de La Paz, este adolescente para seguir la carrera de las armas que lo atraían hasta en sus sueños: revestido de un carácter indomable, de acerada contextura física, vivaz y angelical mirada en la sincera amistad; pero penetrante y felina ante la traición, de doblez y la cobardía; más de una vez demostró que sus puños eran invencibles en la pelea y su caballerosidad un atributo innato para perdonar el vencido.

Con todo este caudal de condiciones físicas y espirituales para triunfar en la carrera que por vocación había buscado, al egresar del Colegio Militar fue destinado al Chaco Boreal, en este tiempo que se vislumbraba la confrontación bélica con el Paraguay; para el fue una gran experiencia de preguerra; pues fueron muy pocos los oficiales que como Busch llegaron a conocer las posibilidades y los factores negativos, que eran más, de una guerra que se venía encima bajo el lema de “pisar fuerte en el Chaco”.

Después del ataque a Vanguardia en 1928, cuyo enfrentamiento supo sortear oportunamente y por la vía diplomática el Presidente Hernando Siles, vino Salamanca, al Gobierno, el principal artífice del slogan de pisar fuerte en el Chaco” y a mediados de 1932 se desató la guerra con el Paraguay, y ahí surgió el primer cuatrero, que donde menos pensaban los soldados paraguayos, aparecían como fantasma Busch y su Destacamento Montado, dando golpes de mano mortales, que propios y extraños marraban como leyenda que intrigaba y fascinaba al mismo tiempo”.

Por su valentía, sumamente joven, llegó a ser de la pana mayor del Comando en Campaña, para toda operación envolvente era hombre de consulta; el grado no importaba, pues los superiores jerárquicos, tenían que doblegar sus charreteras ante el guerrero y ante el héroe que conocía palmo a palmo el terreno donde se combatía.

Terminada la guerra, después de tres años de inútil sangría, por voluntad de los excombatientes del Chaco, es llevado al primer puesto de nuestro Ejército, como Jefe de Estado Mayor, cuando recién ostentaba, por mérito de guerra, el grado de Teniente Coronel y solo contaba con 31 años de edad.

Convencido de que los partidos políticos tradicionales, habían llevado al país a los desastres más grandes de su historia, como fueron los tratados de paz con Chile y el Brasil, después de las guerras del Pacífico y el Acre, en que se enajenó el territorio nacional por compensaciones económicos, sin perspectivas de recuperación futura y también convencido de que fuimos arrastrados nuevamente a la contienda del Chaco, sin estas debidamente preparados para ello, solo por la miopía de los políticos; Busch vio que era necesario un cambio que integre a todo el pueblo boliviano en una sola nación; que la educación llegue a todos los confines de la Patria, para que el campesino se incorpore al acontecer nacional y que sea un elemento productivo con conciencia de Patria y no un ente autómata como lo fue en esa guerra, que no sabía “por que”, “ para que”, “ni para quien” luchaba; también Busch comprendió por la lección del Chaco, que mientras el país se debatía pobremente de él se habían apoderado y se documentaban grandes compañías mineras y petroleras; pensó también, que el pueblo estaba ausente en el que hacer político y que las determinaciones de esta índole se hacía en los bufetes de las grandes compañías o en el despacho de los Generales amañados y obsecuentes a ellas.



Paginas(s): 1-2


ENLACES RELACIONADOS




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página