WikiEscuela » El Sonoro



EL SONORO

Volver a: El cine boliviano: Un reflejo inconstante

Attach:ymallku.jpg Δ
"Yawar Malku" (1969)de Jorge Sanjines, quien se convirtió en uno de los teóricos mas importantes del Nuevo Cine Latinoamericano. El se propuso hacer un cine funcional revolucionario.

El primer momento del cine sonoro boliviano se realiza casi al unísono de la revolución boliviana de 1952. Las masas de mineros y campesino transformaban al país, para luego verlo languidecer en el ocaso de una revolución inconclusa. Mientras tanto los hombres de la imagen fundaban lo que habría de ser el primer escalón de nuestro cine, tal como lo conocemos ahora. En este momento nuestra imagen tiene el nombre de un cineasta y el apellido de una institución, a saber: Jorge Ruiz y el instituto Cinematográfico Boliviano (I.C.B.)

En 1947 Keneth Wasson había fundado “Bolivia Films” empresa donde comenzó a trabajar Jorge Ruiz. En 1948 la empresa Emelco rueda “Al pie del Illimaní” considerado el primer largometraje sonoro boliviano y en 1949 Alberto Perrín, dirige “Donde nació un Imperio”, el primer cortometraje a color de nuestra historia. Allí participa Ruíz, junto a Augusto Roca, otro de los nombres fundamentales de este período.

Si 1925 marcó el punto más importante del cine mudo, 1953 es su equivalente en el sonoro. El gobierno del M.N.R crea el I.C.B. bajo la dirección de Waldo Cerruto, que al margen de su función propagandística –o probablemente debido a ella- se convertirá en testigo del tormentoso proceso político y so9cial que se vivía, a través de sus “noticiarios”. El I.C.B. asimismo será el semillero de los trabajadores de la imagen de esa época.

1953, sin embargo, también es el año de la producción de “Vuelve Sebastiana” narra la historia de una niña Chipaya que atraída por formas culturales, distintas volvía a los suyo en una reafirmación de su identidad. Sin duda era el reflejo de un país que pugnaba por encontrarse así mismo. Por otra parte vale la pena mencionar que la película gano el primer premio del Festival del Sodre, en Montevideo, Uruguay, el primero de una larga serie que, a pesar de su magra producción, ha recibido el cine Boliviano.

Profuso documentalista, Ruiz rodara en 1956 “Voces de la tierra” y en 1958 se aventurara en el largometraje con “La Vertiente”, film que al retratar, mezclando la ficción y el documental, los esfuerzos de la población de Rurrenabaque por dotarse de agua potable, refleja la “ideología” del gobierno de la revolución boliviana. Se trata del primer film boliviano sonoro de ficción Más adelante, con una larga filmografía en sus hombros, el cineasta nos seguirá sorprendiendo con obras como “Las montañas no cambian” (1963) o “El clamor del silencio” (1979).

En este proceso, junto a Ruiz y Roca, se incorpora al cine boliviano el escritor Oscar Soria en 1954, quien a través de sus argumentos que fueron llevados a la pantalla por distintas generaciones de cineastas bolivianos, supo imprimir su huella en nuestro cine




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página