WikiEscuela » La Cuenca Del Plata


LA CUENCA DEL PLATA

Volver a: Santa Cruz y Ballivián: Organización del Estado

En su afán de vincular Bolivia con el océano Atlántico, Ballivián utilizo también la opción que nos daban los ríos afluentes de la Cuenca del Plata.

En esta región existían dos áreas posibles de navegación y colonización, la primera era “la región del Otuquis, al este del departamento de Santa Cruz hacia el río Paraguay y de ahí al Río de la Plata” (Groff 1987).

El esfuerzo más grande en esta región fue realizado por Manuel Luis Oliden e hijo. Los informes que presento Bach, secretario de Oliden, quien había recorrido la región en los años 30 con el prestigioso viajero d’Orbigny, son los documentos que nos permiten aproximarse a esta expedición: el clima era calido y húmedo, agradable en las alturas o serranías, donde se podía encontrar oro, había una cantidad de recursos naturales y de plantas medicinales. Sin embargo afirmo que el río Otuquis no era navegable, por otro lado la margen derecha era reclamada como soberanía brasilera.

No se insistió mucho mas en la zona y se encaminaron los esfuerzos en la investigación de la navegación del río Pilcomayo, con sus nacientes cerca de Sucre y su desembocadura en el río Paraguay importante afluente del Río de La Plata.

El presidente promociona las expediciones de Manuel Rodríguez Magariños, quien entre 1843 y 1844, exploro la región junto a Enrique Van Nivel, dejando importante información sobre diversos aspectos de la región. En relación a su objetivo, llego a la conclusión que de la s31 leguas que recorrió del río Pilcomayo, este no era navegable, por los bancos de arena, las arenas movedizas del lecho del río y la imposibilidad de tener un canal permanente de navegación. Posteriormente aconsejo al gobierno optar por una ruta terrestre.

Además de la fundación del departamento del Beni, el año 1842, el empeño de Ballivián durante su presidencia y después de ella no conoció el éxito. Entre los motivos que explican este fracaso podemos citar los siguientes: se trataba de tierras de difícil acceso, alejadas de los centros de abastecimiento y comunicación. Era un plan ambicioso para el siglo XIX, el geógrafo británico E. W. Schanhan afirmaba en 1950 que para navegar el río Pilcomayo había que introducir técnica moderna. También dificultaron la realización del proyecto la negativa del Brasil y la Confederación Argentina al no permitir el libre uso de las salidas de los ríos situados en su territorio.

Su empeño tampoco contó con el apoyo de los bolivianos, no consiguió que se organizaran, con éxito compañías nacionales interesadas en la colonización; los bolivianos no mostraron deseos de abandonar las cómodas áreas andinas. No aparece un sentimiento de pertenencia de estas regiones del país. Según José María Dalence, los habitantes que vivían en estas regiones quedaban desintegrados fuera de todo control. Es evidente que no podía darse un proceso artificial si antes no se solucionaban los problemas económicos sociales en el resto del país.

Si bien todo lo escrito nos permite afirmar que Ballivián no fue exclusivamente un caudillo militar, es evidente que durante su gobierno la institución armada fue notoriamente apoyada. El presidente propicio que muchos cargos burocráticos fueran adjudicados a militares, los sectores civiles lo acusaron de promover esta participación. Dalence mostró la significación en los gastos de gobierno de la burocracia militar. El ejército y los empleados estatales consumían el 95% de la hacienda pública.

El año 1847 el general Velasco y Manuel Isidoro Belzu, apoyados por guarniciones del ejército, conseguirán la renuncia del presidente Ballivián.

Si bien todo lo escrito nos permite afirmar que Ballivián no fue exclusivamente un caudillo militar, es evidente que durante su gobierno la institución armada fue notoriamente apoyada. El presidente propicio que muchos cargos burocráticos fueran adjudicados a militares, y los sectores civiles los acusaron de promover esta participación. José María Dalence mostró la significación en los gastos de gobierno de la burocracia militar a y su alta oficialidad. El ejército y los empleados estatales consumían el 95% de la hacienda pública.

El año 1847 el general Velasco, y el nuevo caudillo, Manuel Isidoro Belzu, apoyados en guarniciones del ejército, conseguirían la renuncia del presidente Ballivián.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página