WikiEscuela » Mitos Y Leyendas Cochabamba

Volver a: Principal

MITOS Y LEYENDAS

Leyenda de la Virgen de Urcupina

El profundo afecto que este pueblo profesa a su “mamita” de Urcupina tiene su bellísima explicación.
Cuando Quillacollo, era apenas un pueblito miserable, mucho menor que Tapacari, Tiquipaya y el Paso, una niña pastorcita de minúsculo rebaño se pasaba días y mas días pastando sus ovejas al pie de un promontorio del cerro llamado "El Calvario" frente al rancherío de Cota.
Cuando un día se dirigió hacia ella una hermosa dama con un niño en su regazo para sentarse junto a ella. Así pasaba las horas ella conversando con la Señora, no una sino muchas veces. A la niña le parecía este hecho lo mas natural, pero no así a sus padres quienes, cuando su hija les hablaba de tales conversaciones, juegos y entretenimientos con madre e hija, fueron a dar parte probablemente al Párroco de entonces que tenia el humilde título de doctrinero, (la parroquia se llamaba Doctrina, conforme reza en los antiguos libros sacramentales), y a los principales vecinos del pueblo quienes intrigados por tal noticia pidieron al campesino que apenas se repita el hecho, de aviso inmediato para cerciorarse de su veracidad.
Un día de esos, probablemente el 15 de agosto, fiesta patronal de la Virgen en su advocación de la Asunción al cielo, vuelve la Señora a visitar a su predilecta, la misma que de inmediato pidió licencia y se fué corriendo a dar aviso a sus progenitores, los mismos que corren a su vez hacia el Calvario y ven con sus ojos, desde la distancia a la Virgen y su niño que no eran otros los amantes de la feliz niña.
La pequeña, apenas aviso a sus padres y al pueblo en masa gritaba mostrándoles a la Señora con el dedo, mientras esta se levanta el lugar donde finalmente estaba sentada quizás sobre una roca y se dirige hacia la cima donde actualmente se hallan aún unas ruinas de la capilla, mientras clamaba ¡allí está, ya está en el cerro! ¡Orccopiña!. El lugar ocupado por la Virgen en su visita es el objeto de su amor, la niña feliz, encontraron los pobladores la Imagen actualmente venerada desde ese día memorable con el titulo especialísimo de VIRGEN DE URCUPINA, castellanización de Orccopiña.

La Leyenda de Toro-laguna

Toro – Laguna es una hermosa laguna que existe en las alturas del Tunari. Posee aguas cristalinas que provienen del deshielo de las eternas nieves de la cima de esta cordillera.
Hace muchísimos años, cuando los conquistadores españoles, no solo sometieron a la esclavitud a los incas y a otros pueblos originarios, sino también, llevados por la ambición, cometieron muchos abusos con el afán de aprovecharse de todas sus riquezas, trataron de apoderarse de un valioso tesoro incaico.
Se trataba de un hermoso toro tallado en oro puro. Los indios escapaban llevando el toro, pero ya cansados al ver que faltaba poco para que los alcanzaran, decidieron esconderlo en una parte alta del Tunari.
Entonces, cuenta la leyenda que esa noche llovió tanto en ese lugar que se formó una laguna, tapando completamente el tesoro, que de ese modo se salvo de las manos codiciosas de los invasores.
Desde entonces, según el relato de los habitantes del lugar, dice que cuando brilla la Luna llena, el toro sale de las profundidades del lago y se empareja con una vaca del lugar.
Cuando esto ocurre, el aumento del ganado será abundante.




Compartir está página en: Comparte está página en un email: Puedes seguir a la página: Foro Debate Solicitar apoyo para esta página
    RedEscuela en Twitter

Para seguir esta página primero debe identificarse

Si tú sigues esta página podrás recibir correos de las actualizaciones que se realizan diariamente

Para agregar nuevos comentarios debes estar identificado

Participan en esta página